Chiringuito de playa con geniales vistas a la playa de Doniños. El local es muy agradable con una decoración muy luminosa y una camarera encantadora.

Hay bocadillos o raciones. Recomendaría ir a comer pues es una maravilla comer en ese ventanal protegido del viento. Además tiene terraza totalmente exterior.

Tomamos raxo al queso que estaba muy bueno y una ración muy abundante. La fajita de pollo también y muy bien presentada.

Volvería!

Acceder